10 mayo 2008

La increible historia de la homofobia creciente.



Tercer post de la tarde, pero es que llevaba semanas sin anotar cosas en el blog... y han pasado muchas ultimamente... A veces pensaba pararme a escribir, pero como otras veces no acababa encontrando un ratino para pasar a saludar, a escribir algo, como me ocurrió el 25 de Abril, que lo pasé en Lisboa. Me apetecía ir a estar ese fin de semana con Carlos.

Nada especialmente destacable sobre ese día en Portugal, o nada al menos que se pueda contar en público, pero si hay algo que me apetece dejar dicho aquí, y es la evidencia del mucho trabajo que nos queda por hacer para avanzar hacia la igualdad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en el país vecino, aunque para mi ya sea mi segunda casa, casi mi propio país. Y es que se han hecho públicos los datos de una encuesta que refleja que nada mas y nada menos que el 70% de los portugueses y portuguesas no consideran normal la homosexualidad. Y no hablemos de la homoparentalidad... 70% de portugueses que rechazan o simplemente no aceptan o entienden como normal que un hombre pueda amar o desear a otro hombre, o que una mujer ame o desee a otra mujer... 70%, que se escribe pronto.

¿Es este porcentaje razonable si pensamos que hoy por hoy casi todas las películas, series y telenovelas ( y en Portugal se emiten muchas a diario ) cada vez dan una imagen mas normalizada de la realidad de los homosexuales y los transexuales?. No parece que sea demasiado razonable, creo. Es la encuesta, pero si he de ser sincero mi percepción es ligeramente distinta, y no solo porque poco a poco se den avances en la presencia social y mediática de los grupos activistas, nada que ver con nuestro país, cierto, pero se va avanzando, como muestra el hecho de que hace unas semanas ha reconocido públicamente ser lesbiana una locutora de televisión, del canal temático SIC Radical. Cierto que quizá sea casi la única persona pública que haya reconocido ser lesbiana, apenas hay gays o lesbianas conocidos como tales, cierto, pero no se, no percibo tal nivel de rechazo, o en todo caso mas que rechazo sería falta de aceptación...

Al menos no me cuadra el dato del CIS que afirma que en España el porcentaje de personas que no considera normal la homosexualidad es del 80%... y que en Portugal lo sea del 30%. Por mucho que hayamos avanzado aquí, que tampoco es tanto, que hay demasiada apariencia, me cuesta creer que sea tanta la distancia entre uno y otro país. Cierto que a nivel político e institucional las diferencias si que son significativas, tremendas diría yo, pero a nivel social hay diferencia pero no tantas.

A veces pienso que se ha creado una percepción colectiva de normalidad aplastante en este asunto en nuestro país, que aunque duela, es bastante superficial. Si uno rasca en la superficie encontrará una importante tasa de homofobia y transfobia, osea, de rechazo a lesbianas, gays, bisexuales y transexuales... y valgan como pruebas unos datos. Esta pasada semana tuve una intervención de dos horas en un curso de formación de policías locales, en la Academia de Seguridad Pública de la Junta de Extremadura. El 20% de los chavales ni prestaban atención, pero lo que es peor es que aproximadamente otro 20% manifestaba abiertamente que los homosexuales teníamos una desviación psicológica, que ser gay o lesbiana no es algo normal, no es natural... incluso alguno taxativamente me afirmaba que eramos enfermos, solo que hoy no se reconocía así, pero que enfermos lo que se dice enfermos estábamos. Y lo decía mirandome y sin inmutarse lo más mínimo al afirmarlo.

Semanas atrás el grupo T-Entiendo y Triángulo Juventud organizaron en Cáceres un foro con debates y mesas redondas sobre estas cuestiones... en las facultades de Filosofía, Formación del Profesorado y Derecho... resistiendose el Decano de esta última a que esa actividad se hiciera en su centro.

Por otra parte, la próxima semana el Ayuntamiento de Don Benito realizará la I Feria de la Familia, así, en síngular, como si solo existiera un único tipo posible de familia, y no solo hablo por las familias homoparentales, quede claro... pues bien, ha habido fuerzas, digamoslo así, que se han resistido a que Fundación Triángulo Extremadura tuviera una presencia visible en la feria, a pesar de que nadie entendía desde el punto de vista técnico que así fuera hoy en día.

Y es que la homofobia y la transfobia están despertando. Hasta ahora han estado mas ocultas o aletargadas porque los homosexuales y los transexuales eramos casi invisibles... Visibilizarnos siempre ha sido la mejor estrategia para avanzar socialmente, debemos seguir haciendolo, entre otras cosas porque ser invisibles es una manera mas de dejar de vivir nuestras vidas, en tanto que nos ocultamos, pero visibilizarnos significará este avance que ya estamos detectando de actitudes de rechazo mas o menos sutiles. Pero es que esto es lo que ha pasado siempre. ¿Era Franco más homófobo a final del franquismo que al principio?, pues no, pero la Ley de vagos y maleantes, y despues la de Peligrosidad Social surgieron al final de la dictadura porque comenzaba a visibilizarse la presencia de gays basicamente en algunas zonas de España.

Desde luego, nada mas lejos de la intención de muchas extremeñas y muchos extremeños hoy por hoy que dar un paso atras... pero debemos estar preparados para algunas actitudes hostiles que unos años atrás no eran tan perceptibles... simplemente porque estábamos donde se nos quería tener, debajo de las alfombras.

Abril sigue siendo revolución...

1 Comments:

Blogger Luís Leal Pinto said...

Cómo nativo de ese país, creo que los portugueses, en general son muy tolerantes pero, sí, y ahí tienes mucha razón, son muy falsos moralistas. En lo que concierne al tema de la opción consciente de orientación sexual, Portugal está con un efectivo retraso si lo comparamos con España, principalmente en cuestiones políticas y de integración en el contexto social.
Yo lo que quiero es respecto y tolerancia. Son las claves para este tema y, que los medios de comunicación, y, quizás, algunos políticos, no utilicen el tema de la orientación sexual de forma que no sea dignificante. Ya no puedo más con estereotipos sin sentido, sean ellos homosexuales, heterosexuales… o lo que sea.
Ver a gente, como es común en Portugal, como Claudio Ramos, José Castelo Branco, o el presidente homófobo del PNR, y otros, no dignifica nada ni nadie, mucho menos la causa de la libertad sexual, el respecto y la democracia que abril nos trajo.
Esa gente debería leer textos como el tuyo, fuertes en argumentos, respecto y puntos de vista.
Un cordial saludo.

1:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home