22 marzo 2007

Así, Polonia no es Europa.



Lo veníamos leyendo días atrás en distintos medios LGBT, pero la noticia saltó a la opinión pública ayer, a través del diario El País. El Gobierno polaco prepara un proyecto de ley para perseguir a todo el que hable sobre homosexualidad en cualquier institución académica. Y no es la única represión que planean.

Esta ley previsiblemente se aprobaría en un mes, y atenta sin tapujos contra la libertad de expresión, el derecho a la libre información y el derecho a una educación plural de los ciudadanos, y es inasumible en el marco de la Unión Europea.

En si, la intención del Viceministro de Educación de castigar cualquier acción que promueva la homosexualidad o cualquier otra "desviación de naturaleza sexual" en los centros educativos, según sus propias palabras, es una barbaridad de tal calibre que resulta simplemente inconcebible en la Europa actual. Y si a eso unimos la intención de despedir a aquellos profesores y profesoras que revelen su homosexualidad, estaremos ante violaciones de los derechos humanos por motivo de su identidad o su orientación sexual, y la UE no puede permanecer inmóvil ante estas actitudes.

Por todo ello, ayer tarde pedimos desde Fundación Triángulo a nuestro gobierno, y a las instituciones democráticas, tanto españolas como europeas, que se posicionen, que lo hagan sin dudarlo, condenando esta homofóbia manifiesta, y solicitando, si llegara el caso, la expulsión de Polonia de la UE caso de continuar adelante estas iniciativas.

¿Qué ocurriria si el gobierno polaco hubiera pedido que ningún judío pudiera serlo abiertamente? ¿o que no se pudiera hablar de la represión hacia el pueblo judio en la asignatura de historia?, ¿o que se prohibiera a determinadas razas o etnias ser profesores, o a personas creyentes de confesiones diferentes a la católica?. Cualquier discriminación es inadmisible sin ninguna duda, Europa debe seguir siendo una garantía de los derechos civiles para todos y todas los ciudadanos, incluidos los y las homosexuales y transexuales, por lo que tenemos que movilizarnos ante actitudes tan intolerantes como la que está manifestando el actual gobierno de Polonia. Así, Polonia no es Europa.

Lo dijimos ayer, y lo repetiremos hasta la saciedad. Para algo hemos construido una Europa de los ciudadanos, o estamos haciendolo. Creo.

Hoy hablé con Isaura Navarro, de IU, que ha presentado una pregunta al gobierno sobre el asunto. Su grupo, además, se comprometió con una propuesta de Fundación Triangulo, presentar una Proposición no de Ley con la que profundizar en el tema tal como es adecuado y necesario. Lo acaba de anunciar hoy Joan Herrera de ICV. Rápida y eficiente la respuesta de la diputada ante una demanda asociativa, si señor.

2 Comments:

Blogger Guillermo said...

En 14 de abril, hay otro post muy bonito sobre el mismo tema

http://14deabril.wordpress.com/2007/03/21/espana-no-es-polonia/

11:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A petición de las eurodiputadas holandesas Kathalijne Buitenweg (Los Verdes) y Sophia In`t Veld (Liberal), la Comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo (PE) ha encargado a los servicios internos de la institución que examinen si la anunciada ley polaca contra la “propaganda homosexual” vulnera la normativa comunitaria, entre otras la Directiva europea de 2002 sobre no discriminación en el trabajo.

3:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home