16 enero 2008

Volverá.


Seguro, volverá... si es que al final se va, que eso habrá que verlo. No tengo la más mínima duda, volverá.

Entre otras cosas porque tiene claro lo que quiere y porque se ha currado mucho llegar hasta donde está, y con una clara estrategia, ser la futura derecha moderada, aunque lo de moderado sea solo pura apariencia, porque mas allá de la tenue y suave imágen que algunos tenéis de el, es derecha pura. Pero como digo, quedaos tranquilos, volverá, como volvió otra mala persona, por cuyas venas también corre el mas puro y rancio conservadurismo, Bono, en cuanto le ofrecieron un espacio de relumbrón para su narcisismo congénito. Es curioso, dios los cria y ellos solos se hacen amigos... Y es que solo se puede calificar como mala persona a alguien que es capaz de hacer lo que hizo Bono con la candidatura a la Alcaldia de Madrid en las pasadas municipales...

Mira por donde, ante el perfil suave pero maquiavélico de Gallardón quizá prefiera a Esperanza, que aunque tambien juega con el lado oscuro de la fuerza, se la ve venir, y a la gente como Alberto y Don Bono ( como dice J.L.Prieto ) pues no, y de esos hay que protegerse mas, que vienen encubiertos en moderadas maneras que encubren las políticas educativas y sociales más conservadoras que se han visto en este país nuestro ( ¿No visteis Hay Motivo? ).

En fin, Mariano lo tenía dificil, pero se ha equivocado. Las dos decisiones eran dificiles, porque si le dejaba entrar daba paso a alguien que sabia que solo quería el Congreso para ser aquello para lo que ahora Rajoy es candidato, pero es que no dejándole entrar no ha hecho sino demostrar con claridad y nitidez que quien le puso a la cabeza del PP es quien sigue controlandolo todo.

Ay, aquella arrogante decisión también fue otro claro error: elegirle frente a Rato, cuando el que hoy habría ganado las elecciones sin duda habría sido el, que si que es liberal de verdad, e inteligente. Aunque quizá por eso es quien ha hecho su mejor elección en estos días. En fin, que cosas tiene la política... y ojo, en todos sitios cuecen habas.

3 Comments:

Blogger Diego Fernández Magdaleno said...

José-María: no sé si volverá, pero la prueba de que Gallardón no es "derecha pura" es que, de momento, se ha ido. La derecha pura ya sabes dónde está, todos lo sabemos, y una de sus manifestaciones está en las formas.
Saludos,
Diego

5:52 p. m.  
Blogger josemaría said...

Respetuosamente, discrepo. El conflicto interno no está en que Gallardón sea derecha suave o centrada y Acebes, Aznar y Zaplana sean la derecha dura, con Esperanza como su mejor cabecilla posible. Es que son igualmente ultraconservadores, con la unica diferencia de que Gallardon modera las formas extremadamente, y crea una identidad pública y política que da juego para, por detrás desarrollar políticas totalmente rendidas a los pies de confesiones religiosas ultraortodoxas, como Los Legionarios de Cristo, como hizo durante su presidencia de la CAM, concertando muchos centros escolares con ellos, mientras la gestión cultural y sus connivencias mediáticas con PRISA le proporcionaban esa centrada imagen que tan expandida está en el referente colectivo, y que es una verdad política, pero no una realidad. Y es que estas no siempre coinciden, las verdades políticas son las que verdades parecen, pero en este caso a mi parecer la imagen no se corresponde con la realidad, como en tantas ocasiones ocurre.

6:05 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La anónima queridanónima reverencia este inteligentísimo y psicológico análisis que has hecho desde la izquierda hacia toda la derecha. Asombrada estoy de encontrar en política de izquierdas una mente preclara y no preconstruida, he flipado al leerte, era como pensar en alto. SE VE QUE HAS VIVIDO, ANALIZAS Y CONOCES A LA GENTE.

A D. F. MAGDALENO, DECIRLE QUE GALLARDÓN NO SE HA IDO, LE HAN ECHADO. Obvio que los que lo conocen de cerca no se fían de él, solo quería sustituir a Mariano en el futuro y punto, para ser la derecha progre que gobierne cuando el PSOE cumpla su ciclo y empiece a decaer. Ya sabes de mi repulsión hacia Gallardón y su ambición desmesurada. Alucino a cuanta gente engaña. Yo prefiero a Espe mil veces (si me obligaran a escoger). Ya sabemos de que vá, es una persona de la que me fiaría en un trato, ideas aparte. De Gallardón no me fiaría ni muerta, venderia a su madre. Me alegro de que hasta las cejas se le hayan puesto canosas cuando no ha conseguido sus objetivos. Ése es capaz de volver, pero hasta en el PSOE, de zorro que es.

Y el único político que aprecio en el PP es Rato, ése sí que es válido. Me decía un conocido de izquierdas (de estos del tipo programado), Gallardón es guay y Rato no tiene carisma. Yo pensaba, tú sí que no tienes carisma. El fué el único que se opuso a la invasión de Irak, si llega a sustituir a Aznar hoy no gobierna el PSOE. También como Espe, es una persona fiable y no un lerdo como Rajoy ni un intolerante prepotente como Aznar, que ahí sigue mandando. Que contento estará con su nuevo nieto Pelayo. Y Bono, mas de derechas que Rato, por supuesto. Obvio. Enhorabuena, que gusto me da leer a gente lista (y honesta). Eso sí, tu prudencia te salva (por eso es tu compañera de viaje) que si no, con las cosas de las que te das cuenta te llevarían los demonios, como a mí, creo yo. Un abrazo.

12:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home