01 marzo 2007

Esperanza.

Esperanza tiene 41 años, y desde hoy ( ya era hora ) es mujer con todas las de la ley, y es que hoy por fin se aprueba la ley que permitirá a los transexuales cambiar su nombre y sexo en el DNI sin pasar por quirófano. Quizá esta mujer decidida, valiente, y sin miedos sea la mejor imagen sobre lo que supone que desde hoy los y las transexuales de este pais, como ella, recuperen su dignidad. Enhorabuena!

3 Comments:

Anonymous Esperanza said...

Hola soy esperanza, y me alegra mucho tu interés por la noticia de la nueva ley, yo me alegro mucho que se vaya aceptando de una vez por todas. Para mí ya hace casi 11 años que no me afecta ya que son los años que hace que me opere y fui reconocida por un juez que soy mujer, pero eso no quiere decir que me haya olvidado del sufrimiento y sacrificio que cuesta conseguir la dignidad por ley y sociedad.
Un beso

5:58 p. m.  
Anonymous Esperanza said...

Hola soy esperanza, y me alegra mucho tu interés por la noticia de la nueva ley, yo me alegro mucho que se vaya aceptando de una vez por todas. Para mí ya hace casi 11 años que no me afecta ya que son los años que hace que me opere y fui reconocida por un juez que soy mujer, pero eso no quiere decir que me haya olvidado del sufrimiento y sacrificio que cuesta conseguir la dignidad por ley y sociedad.
Un beso

5:59 p. m.  
Blogger josemaría said...

Vaya!. Toda una sorpresa que alguien de quien hablas te responda : )
El pasado jueves fue un día para la historia, la historia de la construcción de la igualdad y la libertad en nuestro pais. Un placer que hayas comentado el post, un placer poder cruzar contigo unas palabras.

El tema trans me ha llegado siempre mucho, quizá especialmente porque hace muchos años, más de 10, cuando montamos la primera asociacion lgbt en Extremadura senti una tremenda impotencia cuando no sabía que decir y que hacer ante el problema vital al que se enfrentaba una chica gitana de aqui, de Badajoz. Se llamaba Montse, hablé muchas tardes y noches con ella, pero no podía hacer nada por ayudarla en lo que era ciertamente una situación familiar y personal más que jodida.

Confío en que allá donde viva esté feliz, sea feliz. Ojala pudiera volver a verla, y poder decirle que ahora aqui, en su tierra, le cubren lo que ella no podía pagarse, y que la ley aprobada, la ley Antonelli que dice Kim en su carta en 2manzanas.com, le permite llamarse tal como ella se siente desde que tiene uso de razón y sentimiento.

Un abrazo fuerte Esperanza.

6:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home