12 febrero 2007

Legitimidad.



Era inevitable. Como Portugal ya dijo No en el 98 y en referendum a la ampliación de los supuestos por los que permitir la interrupción de un embarazo, llevar la norma al Parlamento contaba con ese tremendo aval para los opositores a la iniciativa, por lo que era inexcusable volver a plantear la votación pública de querer retomar el tema.

Y, en esta ocasión Portugal ha dicho Sí, y lo ha hecho con casi el 60% de los votos, eso si, sobre una abstención significativa, a la que se agarran como a un clavo ardiendo los que no querían llevar adelante la propuesta de Sócrates de despenalizar el aborto en las primeras 10 semanas del embarazo, como es el caso del propio Presidente de la República, Cavaco Silva.

El resultado, a pesar de la exígua participación, supone algo muy positivo, aporta legitimidad y respaldo social a la propuesta de Sócrates, le permite defenderla en el Parlamento con tranquilidad, y eso me alegra. Frente a las barbaridades escuchadas de parte de los detractores del Sí, tremendamente demagógicas, se ha impuesto el sentido común.

Es, como dirían algunos, el signo de los tiempos.

2 Comments:

Blogger Francis C. Afonso said...

¿"como es el caso del propio Presidente de la República, Cavaco Silva."? ¿Cuando has escuchado alguna palabra del presidente sobre este asunto? Estas equivocado.
Saludos

12:17 a. m.  
Anonymous jose maria said...

La misma tarde del domingo.

12:19 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home