11 junio 2006

Pedagogía de la Normalidad.

El pasado jueves, cuando salí de la reunión con Sanchez Amor, es lo que le dije a los medios que necesitabamos, hacer pedagogía de la normalidad, para deconstruir la imagen negativa de quienes aun tuvieran demasiadas telarañas en su percepción de lo que significa ser gay, lesbiana, bisexual o transexual, y para, mostrando imágenes positivas, reforzar a quienes aun tienen miedo a vivir tal como son, sin miedo en el alma, como decía Raul Solá en aquel maraviloso microrelato que llamó Abrázame.

Y, justo eso es lo que, y de que manera, hace Fernando Grande-Marlaska en la entrevista que concede a Rosa Montero. Como bien dicen otros medios, es la entrevista de la semana en cuanto a interés informativo. No podemos olvidar que se trata del juez más mediático del momento, superando a Del Olmo y muy a pesar de Garzón. Y en todo esto, me acuerdo de la derecha que en ocasiones se ha agarrado a sus sentencias para lanzarselas como piedras en el camino hacia la Paz. Probablemente, lejos de la intención del Juez, pero ya sabemos que para Acebes y Cia casi todo vale.

En fin, a lo importante hoy. Las declaraciones del Juez, hechas con consciente activismo, como el mismo declara. Hace semanas ya trascendió que se había casado, sin ocultarse, pero el paso al frente que da hoy es impagable.

Gorka es su marido.
Exacto.

Como en todo cambio social, la normalización de las palabras viene después. Hoy día ya no choca absolutamente nada que una pareja de homosexuales se llamen novio el uno al otro, pero la palabra marido todavía resulta rara. ¿Ustedes la utilizan entre sí?
Intentamos utilizar la palabra marido, sí, porque en eso somos peleones, y aunque las palabras a veces son tontas, en otros casos resultan muy significativas. Y ahora peleamos por utilizar la palabra marido tanto uno como el otro. Pero lo que ocurre es que muchas veces no nos sale, porque llevamos viviendo juntos nueve años y nos casamos el pasado mes de octubre, y antes siempre decíamos mi novio o mi pareja, y a menudo nos sigue saliendo así.

¿Por qué cree que ha habido tan pocos matrimonios homosexuales desde la promulgación de la ley?
Ha habido pocos matrimonios porque casarse es la salida del armario definitiva. Casi todo el mundo conoce a esas típicas parejas de dos hombres o dos mujeres que viven juntos, que simplemente parece que comparten piso pero que es evidente que lo que comparten es una vida afectiva en común. Pero la sociedad ha sido muy cruel, no ha sido fácil, y la manera de esconder eso ha sido así, diciendo que son amigos que conviven. Nosotros, Gorka y yo, nunca hemos ocultado nuestra relación, sin hacer proselitismo ni exhibicionismo siempre lo hemos llevado normalmente, como cualquier pareja heterosexual. Es decir, si vivo con mi pareja, es mi pareja y no mi compañero de piso. Pero hay muchos que nunca han dado el paso de manifestarlo a sus vecinos y a veces ni a sus amigos, aunque todo el mundo lo sospeche, pero es algo que ellos no dicen abiertamente, por ese miedo al rechazo, a la incomprensión. Y creo que muchas de estas personas ahora no se atreven a casarse, porque sería como tener que admitir que han estado engañando a todos durante este tiempo. Me parece que a muchos les da la sensación de que tendrían que explicarle a un montón de gente por qué no lo habían dicho antes. Y quizá muchas de esas parejas estén ahora haciendo la reflexión y digiriéndolo.

En realidad es una ley con un valor pedagógico.
En efecto, es una ley pedagógica para los de ahora, para esas parejas a las que antes nos referíamos, y sobre todo para los que vienen detrás. Que las nuevas generaciones vean ese modelo de vida como algo normalizado. Que los chavales vean que los vecinos de enfrente son un matrimonio y no pasa nada. De manera que si luego hay un chico que siente algo así, que no piense: soy el rarito, soy el extraño. Ya me hubiera gustado a mí ver matrimonios homosexuales cuando tenía 17 o 18 años, seguro que me hubiera ayudado.

Porque también usted tuvo problemas…
No es que haya tenido problemas importantes pero sí, claro que los tuve, y he perdido años de mi vida… Mira, en mi familia somos una verdadera piña. Mi padre, que era funcionario del Ayuntamiento de Bilbao, murió cuando yo tenía 21 años, y mis dos hermanas y mi madre siempre estuvimos muy unidos. Cuando conocí a Gorka, al mes decidimos vivir juntos. Y entonces pensé que tenía que decírselo a mi madre. En ese momento yo ya lo había manifestado en el trabajo, ante los amigos, ante mis hermanas… Sólo faltaba mi madre. Y el 3 de febrero de 1998, son días que no se te olvidan, fui a comer a su casa y después en el café se lo dije. Y mi madre en un primer momento no lo aceptó. Pero yo creo que si mi madre no lo aceptó en un primer momento no fue por ella…

Sino por miedo al rechazo social.
Eso es, por miedo a lo que diría la gente. Ella ha sido siempre una persona muy luchadora, ha trabajado siempre muchísimo por todos nosotros, para que pudiéramos estudiar carrera. Mi madre es una persona conservadora pero muy feminista en este sentido, porque siempre ha tenido su independencia. Tenía un taller de costura, era modista. Y trabajó un montón, y todo por nosotros. Quizá es por eso por lo que yo he aprendido a valorar el esfuerzo, como antes te decía… Y se sacó el carnet de conducir a los 50 años, y ahora tiene 84 y está jubilada, pero hasta el año pasado iba a la universidad a hacer cursos de literatura… Es una mujer muy activa, pero no lo aceptó. Y entonces la vida nos separó un tiempo. Por ejemplo, como no invitaban a Gorka a la cena de Navidad, yo dejé de ir. Estas cosas enrarecieron la relación familiar durante algunos años. Hasta que en 2004 la cosa se normalizó completamente. Pero hubo esa distancia de algunos años en una familia que se quiere mucho. Son peajes que se pagan.

¿Y cuándo le dijo a su madre que se casaba?
Pues pensaba decírselo antes de la boda, pero luego no pude por diversas circunstancias. Fue una boda muy simple, sin celebración, y después nos fuimos una semana de viaje… Yo temía que mi matrimonio le incomodara un poco, porque la familia de mi madre no sabía nada y ella se iba a ver obligada a explicarse. De modo que al volver del viaje me fui a Bilbao para contárselo. Pero estábamos todo el rato rodeados de familia y no veía el momento. Hasta que al final llevé a mi madre en coche y aproveché la ocasión. Llovía torrencialmente y pensé, lo mismo tenemos un accidente, porque como reaccione mal… Tengo que contarte que ya he regularizado mi situación con Gorka, le dije, conduciendo y mirando para adelante. ¿Sabes cuál fue la contestación de ella?

Me lo esperaba.
Exacto. Me lo esperaba. Con esa tranquilidad y esa dignidad.

Oyéndole, me doy cuenta de lo mucho que cuesta todo.
Sí, llegar a ese punto no es nada barato. Y lo malo es que hay gente en situaciones verdaderamente duras. Si te soy sincero, es por eso por lo que me he decidido a dar esta entrevista. Porque yo no me siento modelo de nadie, pero hay muchos chavales que viven en pequeños pueblos y que lo tienen muy difícil. Y con esto puede que se digan, mira, ese tío del que hablan tanto los periódicos también es así, entonces lo mío no será tan raro, no será tan malo. Y no es que al día siguiente lo vayan a tener más fácil, pero creo que por lo menos se van a sentir un poquito mejor.

Decían que tenía usted un poco escandalizados a los compañeros más reaccionarios de la Audiencia.
No es verdad. En realidad sucede todo lo contrario. Me siento una persona muy querida en la Audiencia Nacional. Casi me apabulla lo mucho que me quieren y lo mucho que me respetan.


Para leer la entrevista completa: EPS.

Pd.- Fantástica ¿casualidad? que la entrevista salga el mismo día que comienzan un coleccionable nuevo, regalando con el suplemento dominical el DVD de Rebelde sin Causa : )

Act.01h: Como Escolar.net tiene infinidad de lectores más que mi pobrecito Nada es Inocuo, no me duele en prenda pasaros el link de su reseña sobre este tema, más que nada por lo interesante de algunos de los comentarios a su post : )

2 Comments:

Blogger Policronio said...

Si no argumentas con ejemplos que la derecha que enlazas (Batiburrillo) ha lanzado sentencias como piedras en el camino hacia la paz, lo máximo que puedes conseguir es que tu post parezca obra de un demagogo, que son esos señores que hablan mucho, atacan siempre y nunca demuestran nada.

3:38 p. m.  
Blogger josemaría said...

Me temo que quizá no me haya expresado bien. A lo que me refería como piedras en el camino a la Paz es a lo que refería el post que se enlazaba en mi texto, no al weblog completo, aunque, si uno lo lee con cierta tranquilidad le queda claro que, quizá cuando hablas de demagogía lo que haces en realidad es proyectar una preocupación que sientes en primera persona. Sobre todo si lees los posts que escribes sobre política, nación y terrorismo. Al menos eso parece.

8:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home