11 agosto 2008

Adolf Hitler, alcalde honorario de Munich.

Por fortuna, en Alemania no pasan esas cosas. En España, 17 capitales de provincia aún honran al dictador Franco como hijo predilecto o alcalde honorario. Pero lo peor no son los títulos testimoniales, que también, sino los honores materiales: que la familia Franco aún disfrute del patrimonio robado. Hoy los herederos del tirano celebran en el Pazo de Meirás la boda de la biznieta de Franco. Este palacio, que pertenecía a la familia de la escritora Emilia Pardo Bazán, fue expropiado gracias a donaciones voluntarias que recaudó el bando golpista tras la Guerra Civil. Como con los donativos no llegaba, también se usó dinero del presupuesto de algunos Ayuntamientos. Como ni con eso bastaba, también se obligó a los funcionarios a que voluntariamente cedieran un porcentaje de su sueldo.

La propiedad del palacete pasó a manos de Francisco Franco, ese hombre, en lugar de formar parte del patrimonio nacional, como una residencia para el jefe de Estado. Y ahí sigue, después de tres décadas de democracia. Todo quedó atado y bien atado.

Leido en Escolar.net.
Pd.- Definitivamente Spain is Different.

1 Comments:

Blogger posso said...

Hitler alcalde honorario de Munich? ...a estas alturas? Estas cosas me siguen dando miedito, porque como usted dice "nada es inocuo".

11:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home