29 octubre 2006

¿Un candidato homosexual?.

Partiendo de que soy un absoluto defensor de la libertad de cada uno y de cada una para decir o callar que orientación sexual tiene, a pesar de que negar la homosexualidad de uno mismo es parte de la falta de normalidad para aún existe para este asunto ( basta pensar que a nadie se le ocurre negar que tiene mujer e hijos, si es hombre, o marido si es mujer ), quería plantear una cuestión, por si alguien se atreve a debatirla...

Si un candidato o una candidata a alguna responsabilidad política es gay o lesbiana, en el momento que vivimos en nuestro país, ¿creéis que debe y puede ocultarlo?. Hablo desde la izquierda, claro. La derecha ni se plantea el asunto, salvo con diputados puntuales con que obtener titulares.

Mi opinión, en síntesis: En pueblos, depende del que sea, aunque estoy convencido de que si el candidato o la candidata trabaja el asunto con cierto tiempo y se trata de una persona capaz, el tema se podría digerir bien. Ahora bien, si se trata de ciudades relevantes, y por supuesto de las grandes ciudades, sería una tremenda torpeza andar ocultando lo que se conocería por mentideros.

No se trata de que quien fuera asuma ahora bandera alguna sobre derechos o libertades lgbt, simplemente se trata de que actue con claridad. Lo que está en juego es su honestidad de cara al electorado, creo.

Y la consolidación del avance social logrado.

16 Comments:

Anonymous Carmen Sánchez Carazo said...

Yo no doy mi confianza a una persona porque sea padre de 5 hijos o de tres, porque esté casado o soltero o por una tendencia sexual u otra. Creo que la vida privada. Yo también pregunto ¿y los políticos que conocemos que tienen una amante y son infieles a su mujer, a su familia? Yo siempre digo que si una persona es infiel a su familia cómo no lo será conmigo o con otros ciudadanos. Para mi el que una persona sea honesta y leal es lo importante no que tenga uno o dos hijos o tenga una pareja de uno u otro sexo ¿Entonces lo decimos o no?

4:36 p. m.  
Blogger josemaría said...

Carmen, para la mayoría de las personas no da lo mismo que estes o no estes casado, que seas o no seas gay.

Desde mi punto de vista lo que importa es lo que uno valga, piense, sienta, crea, ect... ahora bien, los partidos políticos no piensan en los que pensamos asi, que somos minoría, sino en el pueblo en general, al que aún le importan estas cosas, y mucho.

Creo que nuestra sociedad va madurando, y no importa si la ministra tal esta soltera o casada, o si el ministro tal está soltero o casado, pero... en mi pueblo la valoración de un candidato, buena gente, formado, capaz, etc... no es la misma si esta soltero a si está casado y tiene un hogar aparentemente estable. Y, si me aprietas, para determinados puestos institucionales importa y mucho. Por ejemplo, seria complicado, ojo, no digo imposible, tener un presidente del gobierno soltero. Y no digamos gay, abiertamente gay.

De todas formas, mas allá de eso, lo que he planteado no es si nos importa o no que un hipotetico candidato tenga o no familia o hijos, cosa que comento x tu hacerlo, sino si, caso de ser homosexual ( cosa que aun no es, para la mayoria de la población, indiferente ), este o esta puede, debe, es conveniente, adecuado o inadecuado que obvie u oculte su orientación homosexual.

Soy consciente de que he abierto un debate complejo, pero que creo necesario.

4:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Como las tiras, jose ;)
He enlazado tu comentario a mi blog jeje.

Muy bueno!

Por cierto, yo creo que si, que un candidato homosexual de una gran ciudad capital de comunidad autonoma, por ejemplo, si deberia decirlo, claro.

5:34 p. m.  
Anonymous Trimegisto said...

y perdona que haga la prueba a ver si sale mi pagina :)

5:35 p. m.  
Anonymous jose maría said...

Sale, sale : )

5:38 p. m.  
Anonymous Miren said...

Bien, parece que teneis datitos que ignoro y os haceis los interesantes. Pienso que un tipo gay o una moza lesbiana, si los son y son de izquierdas deberían contarlo. Por la causa. Comprendo que una señora de derechas que sea homo no lo haga. Bastante problema mental tendrá ella misma. Y sí es importante saber sobre la vida familiar de los candidatos. Decidme, by example, cuantas chicas casadas o solteras, con hijos en edad escolar pueden permitirse ser candidatas a la alcaldía de una gran ciudad? O ministras.

7:35 p. m.  
Anonymous Marito said...

Cada uno de nosotros tiene un reflejo político, que cumple más o menos en la medida nuestras inquietudes personales, laborales y sociales. El que un política deba o pueda ocultar ser gay o no dependerá de muchos factores, desde el psicosocial hasta el personal.
Opino que no debería ocultarlo ya que nos representa como porción del pastel electoral, como los verdes, o los grupos nacionalistas..

Libertad para hacerlo, derechos para ejercerlo y honestidad para demostralo.

8:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me has decepcionado, jose. Con ese titular pensé que ibas a postularte para algo, jaja...

10:21 p. m.  
Anonymous José-Luis Prieto said...

Sé de muchos candidatos heterosexuales que no dicen cuál es su orientación sexual.

11:51 a. m.  
Blogger Caty Cordero said...

Umm, Jose Mari, intrigada me dejas...

Obviamente me parece de una hipocresía grandísima ocultar lo que uno/una es. Otra cosa es que, por mil motivos o bien por la forma de ser de la persona(celoso de su intimidad, etc) no le guste hablar de su vida privada en general pero que si se le pregunta claramente, no lo niegue.

Pero desde luego muy diferente sería, como hacen muchos y muchas allende las filas populares, llevar una "doble vida" y encima tirar piedras contra lo que se afana en negar. Eso me parece de un cinismo tan terrible que no lo podría soportar a la hora de votar a un candidato. Si uno se niega a sí mismo, a su forma de ser, de querer y de desear a los demás que para mi es la esencia de la persona, si "cercena" esa parte vital para "aparentar"...¿Qué puedes esperar a cambio si sale elegido/a?

12:11 p. m.  
Blogger josemaría said...

Cierto Jose Luis, cierto que muchos candidatos no dicen que su orientación sexual es heterosexual, pero si me dices uno, uno solo que siendo heterosexual lo oculte, soy capaz de estarte enviando Tortas del Casar durante el resto de mi vida, cada mes. Uno solo. No se trata de que nadie tenga que decir nada, lo he dicho al principio del post. Lo único que planteo es que, con la derecha que tenemos, que es capaz de hacer sangre de todo, si un candidato es homosexual en una ciudad de cierta dimensión y esto se sabe, y es casi imposible que no se sepa, casi seguro que habrá bromas homófobas continuas sobre el. Fijo que no se hacen bromas malintencionadas sobre la orientación heterosexual de nadie, como si pasa con los candidatos homosexuales de los que se conoce su orientación queriendo estos mantenerla oculta. Y es que cuando esa situacion se da, esto se convierte en un flanco debil, un talón de aquiles para quienes están en esa situación. Y son muchos los casos asi, te lo puedo asegurar. Conozco varios alcaldes que siendo gays lo ocultan. Mas pronto o más tarde, esto les pasa factura, y no solo por las bromas desconsideradas de sus oponentes, sino porque la ciudadanía que les suele votar ( hablamos de partidos de izquierda ) no gusta de esa opacidad, porque acaba por leerse como falta de honestidad.

11:10 p. m.  
Anonymous gallolo said...

Resulta que hoy me he enterado, por muy buena fuente, que en las listas del pesoe y del pp, incluso entre la aguerrida gente de iu, van a ir bastantes pajilleros, en sus listas a las municipales, regionales y demás, como candidatos. También alguno que gusta de fornicar lechugas, rábanos, berenjenas... No sé donde vamos a llegar si empezamos a medir a la gente por sus costumbres sexuales, no sé..., josemari

2:09 a. m.  
Blogger josemaría said...

Creo que me he explicado de sobra, simplemente planteo el tema en términos de análisis social. Ser gay, aun hoy es un asunto que a la mayoría de la gente no le pasa desapercibido. Prueba de ello es que determinadas personas hayan dicho sí o no a responsabilidades políticas porque asumirlas pudiera significar que su espacio personal fuera más visible a nivel público. En fin, ojala pronto lleguemos a una sociedad que no valore a las personas más que por sus capacidades, ojala.

7:00 a. m.  
Anonymous María said...

Es una pena que, en los tiempos que vivimos, tengamos que plantearnos esta pregunta. Se supone que valoras al candidato por su capacidad política, y no por si es alto, bajo, gordo o delgado, si es heterosexual u homosexual. Lo que nos debe importar, es que nos transmita confianza, que sea capaz de entender los problemas de la sociedad y darles soluciones.Lo que haga en la cama, es cosa suya y a nadie nos debe de importar, pero como dicen en mi pueblo, "semos así". Ojalá que llegue el momento en el que esta pregunta sobre.

3:14 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola Jose María,

hay algo que suena raro en la forma de plantear esta cuestión. Cuando dices en el segundo comentario:

", lo que he planteado (...) si, caso de ser homosexual (... ), este o esta puede, debe, es conveniente, adecuado o inadecuado que obvie u oculte su orientación homosexual."

... entiendo que hablas de conveniencia política, es decir, de rentabilidad, del número de votos que sume o reste la opción sexual del candidato. Y esta idea me lleva a ver la lógica interna con que los partidos preparan las elecciones: "fulanita, sal del armario, que sumamos votos", o "menganito, disimula, que se nos van votos". Entre la disciplina de partido, "el que se mueva no sale en la foto", el "o estás conmigo o contra mi", y lo políticamente correcto, estamos consiguiendo una clase política totalmente alineada, firme a la voz de "todo por el partido", creo que no podemos plantearnos si un político puede o debe hablar de su vida privada, si quiere, claro, que lo haga, pero siempre debería ser una opción totalmente libre, independiente de que sea conveniente o no para el partido. Es que leyendo tu comentario me suena a "como no podemos cambiar la manera de pensar de la gente, vamos a moldear a los candidatos para que encajen". En definitiva, me asusta que las elecciones se vayan pareciendo cada vez más a campañas de marketing.

Un saludo,

Soa

11:14 p. m.  
Anonymous José-Luis Prieto said...

Me dijiste: "muchos candidatos no dicen que su orientación sexual es heterosexual, pero si me dices uno, uno solo que siendo heterosexual lo oculte, soy capaz de estarte enviando Tortas del Casar durante el resto de mi vida, cada mes".

Yo. Fui el candidato número 15 en la lista de concejales del Ayuntamiento de Móstoles por un Partido político en las Elecciones Municipales de 2003, y te juro que, hasta este momento, no he hecho pública mi heterosexualidad.

Me consideraré reconocido con una sola torta del Casar.

12:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home