15 mayo 2006

Dardo envenenado.

Con Arcadi podemos estar de acuerdo o en desacuerdo, pero nadie puede discutirle su agudeza. Este domingo ha recordado, con dura ironía, una cita de ZP, justo ahora que Maragall y el PSC piensan cómo acarrear respaldos para el tan mal gestado Estatut.

Salvo en estos últimos 25 años, nuestra historia constitucional es un recetario de fracasos, una gran página de fracasos. ¿Saben por qué? Todos lo sabemos porque todos la conocemos: porque normalmente se hicieron constituciones de partido, se hicieron normas políticas con el 51 por ciento, y las normas políticas con el 51 por ciento para ordenar la convivencia acaban en el fracaso. Esa es la diferencia, que uno puede, con toda legitimidad, gobernar con el 51 por ciento, pero para construir con legitimidad un orden político, una norma institucional básica, me da igual que sea una constitución o un estatuto político —busquemos la denominación que queramos—, no sirve el 51 por ciento. Lo que expreso en esta Cámara es que busquemos el 70, el 80, el cien por cien para una norma política institucional básica.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it
» » »

9:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home